Convierta a su hijo en un buen lector.

La evidencia muestra que a lo largo de los años cuando los padres de familia apoyan activamente a sus hijos, estos son más propensos a tener éxito en su formación educativa. Cuando usted como padre de familia participa activamente en el proceso de aprendizaje de su hijo, usted le da una ventaja significativa.

Más específicamente, la base primordial para construir este éxito es la lectura. Cuando su hijo aprende y disfruta de la lectura, todo esto va relacionado con los buenos resultados que va a tener en la escuela, y los éxitos que tendrá a lo largo de su vida. Cuando un niño desarrolla buenas habilidades de lectura, ha desarrollado toda una base sobre la cuál construirá el resto de su aprendizaje.

Desde el día en que nace el niño, este comienza a aprender. Desde el mismo instante en que empieza a hablar, comienza a escuchar y a responder a los sonidos. Cuanto más hable a su hijo, más se fortalecerá y avanzará en su comprensión del lenguaje. Usted está colocando los primeros cimientos para que su hijo se convierta en lector.

Como padre, usted mismo no tiene que ser el mejor lector del mundo para ayudar a su hijo a convertirse en un lector exitoso. Lo importante es su tiempo, su interés, su entusiasmo y su dedicación al éxito de su hijo. Recuerde, la lectura es el elemento esencial del que depende el resto del aprendizaje.

Fuente

Cada niño aprende a leer a diferentes ritmos. Es un proceso que avanza paso a paso, cada paso que se domina, conduce al siguiente.

Al principio los niños pequeños aprenden principalmente experimentando la visión y los sonidos que se convierten en una parte de su mundo. Los bebés son curiosos y aprendices naturales. Están en constante exploración y descubrimiento. Como padre usted debe aprovechar al máximo este deseo natural.

Como parte de ese descubrimiento temprano, los bebés aprenden rápidamente a imitar esos eventos que ven y oyen. Así que, desde el principio, los padres deben estar leyendo, cantando, sonriendo y haciendo caras graciosas a sus hijos. Lo creas o no, estas son las primeras actividades que comienzan a establecer el camino de un niño hacia la comprensión del idioma y, en última instancia, comenzar a leer.

Así que, si usted ve, que su hijo no ha comenzado a aprender a leer de una manera estructurada, conviértase en un buen lector desde el primer día en que su hijo comienza a escuchar lo que se le convertirá en su idioma principal. Los primeros pasos para convertir sonidos en palabras, palabras a oraciones y oraciones a significados son, en cierto sentido, la base para una buena lectura.

Fuente

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *